7 razones para automotivarse

with No hay comentarios

Soy una simple mortal que aprovecha las situaciones cotidianas positivas para auto-motivarse. Y si puedo compartirlas, mejor. Porque quizás, quien uno menos cree se tropieza con un mensaje que es justo lo que necesitaba en un momento determinado.

Trato de mantenerme físicamente activa y comiendo lo más saludable que puedo, porque descubrí hace un infinito de años que es la manera en la cual mantengo mi equilibrio mental, físico y emocional. Para nadie es un secreto que el sedentarismo y las comidas llenas de grasa, harina y azúcar nos envenenan el alma y el cuerpo.

Como simple mortal, de vez en cuando me permito mis pecaditos. Y como simple mortal, a veces amanezco con menos energía unos días que otros.

El pasado 19 de Agosto llegué al Poli de Santo Domingo a patinar un rato. Estaba lloviendo. Después de unas vueltitas, en una esquina, vi a un muchacho que con ayuda de dos personas más, estaba alistándose para entrar a la pista también, a hacer ejercicio.

Él tenía una silla de ruedas y un corazón lleno de actitud. Y ahí vi el mensaje para mí. Llámese Dios o quien sea en quien uno crea: qué manera linda tiene de colocarnos TODOS los días maestros y enseñanzas de vida. Y comienza uno a desarrollar a ese maestro personal dentro de uno mismo.

No se trata de ser un modelo de tele o pasar la vida metido en un gym o viviendo una vida de restricciones alimenticias para complacer al ego. Se trata de cuidar la salud y la casa donde el alma habita. Se trata de pensar en uno mismo y en los demás y ser conscientes de cómo nos afectamos y podemos afectar a quiénes nos quieren.

Aún cuando hay situaciones que no podemos controlar y que quizás la vida no nos tiene preparados, como un accidente o enfermedad, este muchacho me enseñó varias cosas que quiero compartir:

 

1. Si tengo salud, lo demás son sólo excusas y trampas mentales.

2. Si no estoy al 100% con mi cuerpo, aún puedo adaptarme y hacer lo que puedo.

3. Necesito rodearme de una red de personas que me apoye, no que sabotee mis esfuerzos (El típico “si yo no estoy bien, que nadie lo esté”)

4. Decir que “así soy” y “ya soy un caso perdido” denota egoísmo conmigo y con los demás.

5. No todas las actividades son para mi cuerpo y debo aprender a escucharlo. Pero no para detenerme a llorar y lamentarme en un rincón. Todos podemos hacer algo. Cualquier esfuerzo es siempre mejor que cero.

6. Todo cambio de vida y de hábitos requiere de un esfuerzo, diario. Vivir requiere un esfuerzo, diario. Hay que vivir un día a la vez, con propósito.

7. Una vez que empezamos, ese cuerpo que parecía perdido empieza a sonreír y responder de nuevo. Quizás no le vemos la sonrisa, pero la empezamos a sentir como un flujo de energía, una mayor ligereza para movernos y menos dolor en todo el cuerpo.

Gracias amigo, el de la silla de ruedas. ❤

Motivation pose

 

Escrito por Iva.

 

Leave a Reply