La ciudad que nunca duerme

with No hay comentarios

Conocida como “the city that never sleeps”, la ciudad de New York, también conocida como Manhattan, tiene todo el derecho de considerarse como la ciudad que nunca duerme. De verdad, siempre está en movimiento.

Desde que es el centro de negocios, de la bolsa (Wall Street), en la noche siempre hay luces por todo lado. Eso no hace la ciudad segura en cada una de sus esquinas, ya que siempre hay calles en las que no se debería andar solo.

Visitar Manhattan fue y será para cualquiera una experiencia única. Se trata de una ciudad con muchísima gente caminando por cada calle y las estaciones de metro son muy transitadas. Hay que tener cuidado de no chocar con los demás porque todo el mundo siempre anda con mucha prisa caminando.

Nunca falta algún artista de muchísimo talento, ya sea pintor o músico, en los pasillos de las estaciones de metro. Recuerdo toparme gente disfrazada de blanco y enmascarados bailando una coreografía al ritmo “My heart is a ghost town”. Se encuentra gente extraña dentro de los metros también. Se ve de todo, y en esos casos, es mejor evitar contacto visual.

Ir aquí a hacer compras no es necesariamente una buena idea. A pesar de que se pueden encontrar souvenirs únicos en las tiendas, podría decir que a como está la economía en Costa Rica, los precios son parecidos. Mejor hacer las compras tranquilo en casa y dedicarse a conocer la ciudad, salir a comer en los miles de restaurantes y turistear.

 

Lugares que visité:

Central Park: tuve la experiencia de salir a correr al Central Park, el cual es enorme y divino. Hacía mucho frío en ese mes que visité, por lo que correr fue un reto. Mucho frío para una pobre tica que está acostumbrada a un clima cristiano.

China Town: montón de tiendas chinas de chunches y restaurantes. Letras chinas por todo lado! Está bonito ir de pasada, como en mi caso que tomé un bus que pasó por ahí, ¡porque suficiente tengo con el China Town que tenemos en Costa Rica! 🙂 Aunque me hubiera encantado tener más tiempo y pasar.

Wall Street: la calle llamada Wall Street donde se ubican grandes empresas financieras. Es el sector financiero de NY.

Rockefeller Center: centro de muchos comercios, demasiadas tiendas por ver, por lo que mejor me salí porque no buscaba volverme loca comprando cosas.

MoMA, Museum of Modern Art: excelente forma de distraerse y ver pinturas. Aquí está la fascinante pintura de Vincent Van Gogh llamada “La noche estrellada”. ¡Búsquenla!

Times Square: luces por todo lado, publicidad por todo lado que te tratan de meter hasta por los oídos. Logos de todas las marcas que se te puedan ocurrir. ¡Es un bombardeo increíble de marcas!

Teatros de Broadway: esta es una calle cerca de la calle de Times Square, que está llena de teatros. Fui a ver un musical que me costó unos $65. Fue lo más económico que encontré y fue un muy buen precio de último minuto, por lo que la mayoría de obras de teatro serán más caras aún.

Grand Central Station: la estación de tren central, donde pasan todos los trenes por NY. Aquí sucedió una de las primeras escenas de la película Madagascar, cuando la viejita se gorrea al león Alex. Aquí también me cayó una cuita de un pájaro por primera vez en mi vida, directo en mi cabeza y cabello. Fue algo inolvidable. Corrí a los baños de la Gran Central Station a lavarme. Empecé a tener cuidado dónde me parqueaba y me aseguraba que no hubiera pájaros encima mío.

Estatua de la Libertad: no fui a verla directo ni subí, sino que la vi de lejos desde el Battery Park. La vi desde lejos porque me dijeron que no era la gran cosa. Aún así no debí hacer caso y debí haber ido, ya que no siempre se va a NY.

Empire State Building: no subí, sin embargo, lo vi de lejos y caminé a la par.

Paseo en bote por el East River: Este bote pasa por debajo del puente de Brooklyn y tenía un costo muy accesible de $15-20.

911 Memorial: un monumento construido en memoria de las víctimas del atentado del 11 de Setiembre del 2001, donde solían estar las torres gemelas. Se ven los nombres de las víctimas grabados a lo largo del monumento. Es increíble, es un respeto que se debe tener cuando se está ahí. Se siente la tristeza.

 

High Line: caminar por el High Line es divino! Está lleno de flores y resulta que es una acera para caminar, por el cual solía pasar un tren, por lo que los rieles aún están ahí. Hay donde bancas, por lo que es un lindo lugar donde ir a caminar, charlar y sentarse. No está a nivel de la calle, sino que hay que subir escaleras para poder llegar al High Line.

y… fui también a muchos restaurantes a comer y hasta a una sala de baile latino donde me sacó a bailar un señor de 70 años ¡que bailaba más que yo!

¿Dónde quedarse? Si se tienen amistades ahí, buenísimo. Este fue mi caso. Sino, las mejores opciones son hacer Couchsurfing, o bien, Airbnb. Yo estuve unos 6 días.

¡Sin duda alguna una ciudad muy interesante y divertida que vale la pena visitar y conocer!

 

Escrito por Emjay.

 

*Fotografías originales tomadas por Emjay, Abril 2016.

Leave a Reply